Halcones y Palomas A_UNO_365811.470×0[1] Full view

Halcones y Palomas

Carlos Stroker, periodista argentino en el periódico Pagina 12 es su área deportes, escribió una sugerente nota, en relación a la interna de Boca Junior en 1992, equipo dirigido por el maestro Washington Tabárez, sobre los bandos internos, y aquellos “dueños del camarín”, más bien llamados “Cabrones”,  los cuales entraban en diario conflicto por dominar el tan anhelado camarín Bostero, la capitanía,  quien sería el líder que negociaría los premios, etc. La cosa no quedó ahí, cuando esta nota salió publicada, provoco indignación, ya que no cayó bien en ambos bandos,  la sangre llegó al río cuando Blas Giunta, uno señalado como Halcón, fue a buscar a Strocker a la puerta del Diario , para como dicen ellos, “cagarlo a piñas”.

Este episodio que traigo a colación me hace meditar en relación si en nuestro fútbol existen Halcones y Palomas, es más, si en nuestro Cobreloa existe ese fenómeno. La interna de nuestro querido club siempre ha sido todo un tema,  siempre han existido referentes, casi patriarcas que han llevado al grupo casi de la mano. Por largos años fue Héctor Puebla, sin duda el dominador de la escena. Como no recordar ese camarín de 1992, mismo año que Strocker escribió la nota en Argentina, en nuestro camarín convivían a diario: Marco Antonio Figueroa, Héctor Puebla, Hugo González, Ramón “Peraca” Pérez,  Mario Osben, incluso el Gato se daba maña, para en el entre tiempo degustar un cigarrillo dentro del camarín para bajar cierta adrenalina del partido. Todas estas ” fieras” no podrían haber convivido si no tenía un  gran dominador de la escena como El Negro Sulantay.

Que es ser Halcón, podemos decir que podría ser aquel que es muy cercano a los dirigentes, que tiene cierta llegada con el DT de turno, ¿que  “putea” a un juvenil de arriba abajo porque le entró fuerte en un picado?, ¿Qué ”putea “ al utilero y al canchero, porque en el mismo picado, no hay mallas en uno de los arcos? ¿Que en un mismo picado se apuesta alguna cosita para darle emoción, se va a las trompadas con un compañero, porque perdió el partido, sin que nadie le diga nada, y no encuentre ninguna voz superior que le diga “Hey viejo, baja un cambio o baja tus revoluciones estamos trabajando acá”?

¿Qué es ser Paloma?, es el que sigue al grupo, el que no tiene problemas en compartir la habitación de la concentración con nadie, al que no le gustan los líos, el que hace y dice lo que le mandan sus superiores, el que siempre anda sonriendo, el que se pone solo en el juego del “tontito”, para que le llegue la patadita en el culo, el que en el partido, mete y pone igual que si fuera un halcón.

La historia dice, que todo grupo humano, necesita de Halcones y Palomas para cumplir los objetivos colectivos, y por el bien superior de los colores que defienden, el exceso de contingente de uno de los dos es señal inequívoca de un fracaso seguro.

Pasando a la pelotita, Cobreloa, ganó ayer, lo que es bueno, pero sigue  sin convencer, hacer una columna de triunfo de ayer hubiese sido redundar en lo mismo de las tres últimas columnas de RedGol, lo positivo que se ganó y se sumó, pero aun esperamos sentados y tranquilo, llegar al triunfo de la mano del buen juego, como pasó no hace mucho.

Columna publicada originalmente en Redgol.

Written by admin